El físico Juan B. Oyarzábal cumpliría 100 años hoy
Aleida Rueda
7/feb/2013
Picture_2
El físico trabajó 22 años como investigador en el IFUNAM.
IFUNAM

Fue un 7 de febrero, pero de 1913, cuando nació en la ciudad de Málaga, España, Juan Bautista de Oyarzábal Orueta, científico emblemático que dedicó su vida al estudio y la docencia de la física en la Universidad Nacional Autónoma de México, cuyo nombre engalana la Biblioteca del IFUNAM.

Su vínculo con la física no ocurrió de manera tradicional. En realidad, Oyarzábal se dedicó durante muchos años a la marina antes de decidirse por el camino de la ciencia. Incluso, llegó a escribir poesía y textos navales y destacarse como miembro de la Marina de Guerra desde 1934 y durante la Guerra Civil Española.

Con la victoria de Franco, Oyarzábal se convirtió en refugiado español y, luego de algunas vicisitudes, llegó a México en 1939 gracias al Comité “Ayuda España”. Sin embargo, su situación económica era crítica y sus esfuerzos por seguir la carrera de marino en México fueron infructuosos debido a su extranjería. De hecho, por haber llegado sin documentos que acreditaran sus estudios, tuvo que llevarlos a cabo de nuevo, desde primaria hasta licenciatura.

En 1943, el ex marino decide dedicarse a la ciencia e ingresa a la carrera de física en la UNAM, donde recibe clases de destacados físicos como Manuel Sandoval Vallarta, Blas Cabrera, Héctor Uribe y Manuel Perusquía, dos de los primeros investigadores del IFUNAM; también aprendió con Alejandro Medina Meléndez y Fernando Prieto temas como física nuclear, relatividad y óptica.

Oyarzábal fue el único alumno de su generación que terminó la carrera de físico. A pesar de que se recibió el 16 de mayo de 1960 con una tesis titulada “Distribuciones angulares en la desintegración beta”, ya se desempeñaba como profesor y asesor científico en distintas instituciones. Dentro de la UNAM, fue profesor en la Escuela Preparatoria y en la Facultad de Ciencias, donde impartió desde mecánica, física teórica y física atómica hasta un curso opcional de navegación marina.

Se incorporó al Instituto de Física en 1944 y fue investigador en él hasta 1966. Durante sus 22 años en el IFUNAM, trabajó distintos temas entre los que destacan los rayos cósmicos y los campos mésonicos.

Fue asesor de la Comisión Nacional de Energía Nuclear y en el Instituto Nacional de Investigaciones Nucleares. Impartió cursos en el Instituto Tecnológico de México y en el Instituto Politécnico Nacional. Fue parte de la Sociedad Matemática Mexicana y de la Sociedad Mexicana de Física, además de la American Physics Society, del American Institute of Physics y de la Unión Internacional de Física Pura y Aplicada.

Después de su estancia en el IFUNAM, continuó impartiendo clase en la Facultad de Ciencias de la UNAM y se incorporó como profesor de tiempo completo a la Universidad Autónoma Metropolitana, unidad Iztapalapa, donde trabajó desde 1974 hasta el día de su muerte, el 2 de enero de 1977.

Una de sus grandes preocupaciones estuvo ligada a la docencia de calidad de la física que lo llevó a escribir varios libros de texto sobre física general y mecánica clásica. Dominaba el idioma esperanto, e impartió algunos cursos de éste en la UNAM. Era un aficionado de la filatelia (coleccionar y estudiar sellos de correo), de la arquería y la poesía, pasatiempos por los que, incluso, ganó premios internacionales.

Además, cuenta José Heras Gómez en un panegírico en honor a Oyarzábal, "era poseedor de muchos dones: conversador ingenioso, aventurero tenaz, virtuoso de la mentira, prestigiador irremediable histrión, descubridor de océanos, rutas marinas y celestes, arquero en la duda y la búsqueda, preceptor de la gracia y desgracia de la palanca".

Del mismo texto, se desprende el siguiente poema, fruto del talento lírico de Oyarzábal, unido a su dedicación por la física:

¿Qué es la física? -pregúntame indiscreto

un joven, cuyo espíritu barrunta

qué podré contestar a esa pregunta

a los catorce versos de un soneto.

¿En los catorce versos? ¡Por San Cleto!

¿Cómo encerrar allí la marabunta

de los temas que el físico arrejunta

si no caben en grueso mamotreto?

¿En los catorce versos? ¿Quién se atreve

si el soneto, en verdad, es cosa breve

y la Física es todo el universo?

¿En los catorce versos? ¡Ni de chiste!

¡La Física no muere, siempre existe,

y el soneto murió con este verso!"

Juan de Oryazábal "¿Qué es la física?"

El IFUNAM se enorgullece de contar con la Biblioteca más completa de Física del país, la cual lleva el nombre de que Juan B. Oyarzábal como homenaje permanente al distinguido profesor.



Link a artículo original:

http://rmf.fciencias.unam.mx/pdf/rmf-e/52/2/52_2_251.pdf

Link a panegírico, escrito por José Heras Gómez en Oyarzábal, Juan B. “Ensayos sobre mecánica clásica”. UNAM, 1984.

http://www.fisica.unam.mx/images/noticias/mecanicaclasica.pdf

Link a Biblioteca Juan B. de Oryazábal:

http://w2.fisica.unam.mx/bif