Marco Veytia, Premio Técnicos Académicos 2018
Aleida Rueda
13/dic/2018
Icon-veytia
Maroc Veytia, Jefe del Taller del Instituto de Física.
IFUNAM

Este martes 11 de diciembre, el Instituto de Física reconoció a representantes de su comunidad: las mejores tesis por parte de estudiantes asociados de licenciatura, maestría y doctorado; los mejores carteles de divulgación; así como el Premio de Técnicos Académicos con el que este año se reconoció al ingeniero Marco Veytia.

Para presentarlo, el doctor y secretario técnico del IFUNAM Roberto Gleason contó parte de la trayectoria de Veytia, desde sus primeros años en su natal Coatzacoalcos, Veracruz, hasta su ingreso a la carrera de Ingeniería Mecánica Eléctrica, de la Facultad de Ingeniería de la UNAM, en 1967, justo antes de la represión estudiantil de 1968.

Aún siendo estudiante, Veytia hizo una estancia en el incipiente departamento de Diseño y Dibujo del Instituto de Física, entre 1971 y 1972, en una época, contó Gleason, "en la que los dibujos se hacían a fuerza de espalda, montados en el restirador y como armas las escuadras, el portaminas y mucha imaginación. Se estaba muy lejos de contar con diseño asistido por computadora. Fue el tiempo en que el aún estudiante Marco Veytia colaboró en la consolidación de una de las secciones que son orgullo del IFUNAM: el diseño mecánico".

Después de trabajar algunos años en la iniciativa privada, Marco Veytia se incorpora al Instituto de Física nuevamente en 1976 como Jefe de Taller, y se volvió una persona clave en la construcción de las nuevas instalaciones del IF, la ampliación del edificio del Taller y la construcción del Laboratorio de Altas Presiones. También jugó un papel esencial en la construcción de instalaciones foráneas como el Laboratorio de Ensenada, actual Centro de Nanociencias y Nanotecnología en 1983; la Unidad Cuernavaca del Instituto de Física, actual Instituto de Investigaciones Físicas, en 1985; y el Departamento de Física Aplicada y Tecnología Avanzada del Instituto de Física en Juriquilla, estado de Querétaro, hoy Centro de Física Aplicada y Tecnología Avanzada, en 1991. En todas ellas el ingeniero Veytia supervisó el proceso de la obra.

Como Jefe del Taller, Marco Veytia ha mostrado una indudable capacidad para dar soluciones a problemas urgentes y a nuevos planteamientos. "Ha sabido dar respuesta a los problemas de construcción de insumos y equipo requerido en el trabajo académico, no sólo para el IFUNAM, sino también para otras dependencias, otras universidades y, en ocasiones, para el extranjero; ese Taller que, lamentablemente, es de los pocos talleres instalados en la Universidad que aún producen equipos para la investigación; en el que convive el trabajo artesanal de maestros mecánicos, que con sus máquinas y herramientas fabrican piezas únicas, con la moderna técnica del maquinado a través de máquinas de control numérico CNC en las que se hacen los trabajos que requiere la fabricación de varias piezas idénticas o la repetición de un procedimiento", explicó Gleason.

Gleason agradeció a Marco por sus 42 años de servicios prestados a la UNAM y su aportación al trabajo académico del Instituto de Física. "Gracias por tus enseñanzas a lo largo de los años de conocernos, pero sobre todo gracias por tu amistad", concluyó.


Marco Veytia, premio Técnicos Académicos 2018. Foto: Pedro Zaldívar.

Estudiantes destacados

Por su parte, Mercedes Rodríguez, secretaria académica del Instituto de Física, presentó a los ganadores de los diplomas y medallas Juan Manuel Lozano Mejía, quien fuera un excepcional docente y un pilar de la física en México. Amante de las matemáticas, la física y la Universidad, tuvo aportaciones valiosísimas para la conformación de instituciones y organismos esenciales para el desarrollo de la ciencia en México, como la Sociedad Mexicana de Física y la Revista Mexicana de Física.

Se reconoció con la medalla a al mejor tesis de licenciatura a Humberto Bátiz Guerrero por la tesis "Método de elementos finitos aplicado a nanoestructuras plasmónicas", asesorado por la investigadora Cecilia Noguez Garrido. Respecto al trabajo, el jurado decidió otorgar la Medalla Lozano Mejía "por una excelente trayectoria y un trabajo muy sobresaliente que fue parte de una publicación de alto impacto".

A nivel maestría, se eligió la tesis de Karen Patricia Gaitán de Los Ríos por la tesis "Caracterización de un sistema AMS para la obtención de concentraciones de radioisótopos cosmogénicos en aerosoles", cuyo asesor fue Luis Armando Acosta Sánchez. Al respecto, el jurado concluyó que "la postulante cuenta con dos publicaciones como primera autora. Su trayectoria académica incluye nueve cursos impartidos y dos estancias en laboratorios de prestigio internacional en física nuclear, además de presentaciones en congresos internacionales".

En doctorado, el ganador fue Pedro Eduardo Roman Taboada por su tesis "Propiedades electrónicas y topológicas de grafeno sometido a deformaciones mecánicas independientes y dependientes del tiempo", asesorado por Gerardo García Naumis. Por unanimidad, el jurado definió otorgar la Medalla JMLM a Pedro "por la alta contribución a la ciencia reflejada en los artículos publicados. Además de haber desarrollado una tesis doctoral de alta calidad, es el primer autor y autor correspondiente en 5 de las 8 publicaciones reportadas en revistas de alto impacto. Eso indica su capacidad para proponer nuevas ideas y que tiene independencia para realizar investigación original".


Ganadores y representantes de los ganadores de las medallas Juan Manuel Lozano Mejía. Fotos: Pedro Zaldívar.

La maestra Aleida Rueda, coordinadora de la Unidad de Comunicación del IF, presentó los mejores carteles de divulgación, que cada año representan la muestra y esfuerzo de los estudiantes por comunicar sus líneas de investigación. Dos de ellos fueron seleccionados por el público durante el Día de Puertas Abiertas: Miguel Ángel Hernández Segura y Luis Enrique Reyes Rodríguez por su cartel titulado "La tierra de lo fundamental"; y a Joaquín Torres Henestroza por su cartel titulado "El universo es curvo".

En los tres primeros lugares, que a juicio del jurado lograron el equilibrio entre el contenido científico y el lenguaje gráfico para su divulgación al público no especializado, estuvieron: en 3er lugar: Brenda Esparza Moreno, Sinahí Guadalupe Gutiérrez Cruz, Andrea Santiago Jacinto y Diana Abigail González Serra, por su cartel titulado "Sintonía del color"; en 2o lugar: Jesús Emmanuel Ortega Guzmán, por su cartel titulado "El tamaño sí importa"; y en 1er lugar: Hilario Texcahua Escobar, por su cartel titulado "Burbujas que curan cáncer".


Ganadores del concurso de carteles de divulgación. Fotos: Pedro Zaldívar

Reconocimiento a la comunidad

En la misma ceremonia, se reconocieron los años de antigüedad de varios miembros de la comunidad. Entre los que destacaron quienes cumplieron 50 años de servicio: Ana María Cetto, Guillermo Espinosa García y Héctor Murrieta Sánchez. Los que cumplieron 55 años: Germinal Cocho Gil y Jorge Flores Valdés; y quien cumplió 60 años de servicio: Luis De la Peña Auerbach, cuyo premio lo recibió, en su nombre, Ana María Cetto: "Ha sido un tremendo placer trabajar en el Instituto de Física (...) Y todavía nos falta, no nos van a echar tan pronto", bromeó la investigadora.

El director Manuel Torres Labansat cerró la ceremonia con unas sensibles palabras de agradecimiento a todos los que, con su trabajo, talento y esfuerzo, hacen que el Instituto de Física crezca en número y calidad.


Flores, Cocho, Murrieta y Cetto. Fotos: Pedro Zaldívar